Instalación del Sistema Operativo Raspbian

Seguimos con el tutorial que comenzó en el post anterior, dedicado a montar tu propio emulador de ordenadores y consolas viejas en la Raspberry Pi. En esta segunda parte vamos a instalar el sistema operativo Raspbian, sobre el cual corre el emulador de juegos pero también otras interesantes aplicaciones, como el Centro Multimedia XBMC. Si no has leído la primera parte de este tutorial, te recomiendo hacerlo antes de seguir porque en él está la lista de requisitos hardware que necesitarás.

Como referencia, estas son las 3 partes del tutorial:

Instalando Raspbian

Raspbian es una distribución de Linux especialmente diseñada para Raspberry Pi. La necesitarás igual que tu iPhone necesita iOS, tu PC necesita Windows o tu Mac necesita Max OS. Recuerda que Raspberry PI es, al fin y al cabo, un ordenador (o computadora, como dirían al otro lado del charco). Y como tal, puedes instalar programas y conectar dispositivos, pero todo ello gestionado por un sistema operativo.

Por lo tanto, igual que harías con tu nuevo PC cuando insertas el DVD de Windows, vamos a proceder a conseguir el sistema operativo Raspbian y, en este caso, guardarlo en una tarjeta de memoria. Puede ser SD o MicroSD, depende un poco de lo que decidas tú, y en menor medida de la versión de Raspberry Pi que estés usando. La tercera iteración del popular dispositivo viene con un lector de tarjetas MicroSD incorporado, por lo que bastaría con insertar la tarjeta de memoria en la ranura y estarías listo para empezar. Pero con otros modelos, o usando un lector de tarjetas USB en tu PI 3, puedes también usar una SD. En este caso te recomiendo usar el lector incorporado, y dejar las conexiones USB libres para otras cosas. Además, cuantas menos cosas conectes, más compacto y ligero será tu emulador portátil.

Descarga Raspbian

Raspbian, como decía al principio, es una distribución de Linux, y como la mayoría de estas distribuciones, es gratuito. Si eres perezoso o te asusta eso de instalar sistemas operativos (aunque es realmente sencillo), puedes comprar una tarjeta de memoria con Raspbian preinstalado. Espero que no hayas pulsado ese link, ¡porque ese no es el espíritu! Si te has decidido por meterte en el apasionante mundo de la Raspberry PI y los emuladores, te recomiendo que aprendas a manejarte bien con instalación, mantenimiento, actualización y resolución de pequeños problemas con tu máquina. Es conocimiento que, créeme, te va a servir de mucho, no solo para jugar sino para desenvolverte en este mundo cada vez más tecnificado.

Hay dos formas de instalar Raspbian: bajando el sistema operativo y preparando una tarjeta de memoria para que la Raspberry Pi arranque desde ella, o bien bajando un asistente para principiantes, llamado NOOBS. Este asistente facilita mucho las cosas, pero como quizá te podrás imaginar, yo no seguí ese proceso y no es el camino que voy a explicar. ¿Por qué? Por lo mismo que decía antes, es mejor aprender a hacerlo tú mismo, ¡que tampoco es física cuántica! Raspbian tiene este asistente, sí, pero, ¿y si te decides a instalar otro software que no tiene una versión para novatos? No tendrás ni idea, sobre todo si no hay un tutorial actualizado que explique los pasos. Entonces, yo voy a ir por el camino menos fácil. Sin embargo, en este caso si de verdad quieres tomar el atajo, adelante, sobre todo si has intentado el otro camino y no lo has conseguido.

Aquí tienes la guía de instalación de Raspbian usando NOOBS. Además de todos los pasos y comandos, tienes este vídeo que lo explica todo con detalle (en inglés).

Getting started with NOOBS from Raspberry Pi Foundation on Vimeo.

Si decides hacer tú mismo la instalación, ves a la página de descargas de Raspbian. Si has elegido la opción de NOOBS, puedes saltar hasta el apartado Haciendo una copia de seguridad de tu instalación, más abajo.

Descarga la imagen de RASPBIAN JESSIE, a día de hoy es 4.1, pero el proceso de instalación debería ser igual o casi idéntico en las próximas versiones. Verás que hay una versión “Lite”, que es una instalación mínima del sistema operativo, mucho más ligera. Nosotros vamos a por la versión completa. Descarga el archivo .zip y descomprime el archivo punto .img que contiene, a una carpeta que tengas localizada. En mi caso, lo he guardado en esta ruta y con este nombre:

 ~/Desktop/raspberrypi.img

En Windows, podrías guardarlo en la raíz de tu disco duro, y quedaría así:

c:/raspberrypi.img

¡Ya estamos listos para comenzar la instalación!

Copiando Raspbian a tu tarjeta SD/MicroSD

El primer paso es escribir la imagen que has descargado en tu tarjeta de memoria. ¿Qué significa “escribir una imagen”? Buena pregunta. Seguro que muchas veces has copiado fotos y otros archivos a una tarjeta de memoria, o desde esta tarjeta a tu ordenador. Cuando vas copiando datos en esa tarjeta, cambiando el contenido de esta. Imagina que quisieras tener una tarjeta exactamente igual, con todos los archivos exactamente en el mismo estado que en la original. Imagina también que tienes distintas particiones en tu tarjeta (aunque esto es más habitual en discos duros, también es posible hacerlo en tarjetas de memoria). La copia de la tarjeta, para ser igual, tendría que tener las mismas particiones. Una solución rápida y sencilla sería crear una imagen, un clon, de tu tarjeta, y escribir esa imagen sobre otra, generando una copia exacta. Lo que hemos descargado de la página de Raspbian, ese archivo único con extensión .img es precisamente eso, una imagen. Cuando escribamos el contenido de esa imagen en tu tarjeta, tendrás una copia exacta de la estructura necesaria, tanto los archivos como las particiones.

No te asustes demasiado con estos conceptos de momento, pero si no sabes de qué estoy hablando, te recomiendo investigar un poco el tema. De momento, como cultura general, quédate con que al final del proceso que vamos a empezar, tendrás una tarjeta SD/MicroSD con distintas particiones, una que le sirve a tu Raspberry Pi para arrancar (boot), y otras con archivos y aplicaciones (tú puedes crear nuevas). También tienes la swap partition, explicada aquí., que es una memoria virtual, un “espacio de intercambio”.

Las instrucciones oficiales para escribir la imagen de Raspbian en tu tarjeta están también en la página oficial, para Windows, Mac y Linux.

Yo te voy a contar cómo lo he hecho yo. Lo primero es preparar la tarjeta de memoria. Introdúcela en tu ordenador, no en la Raspberry Pi! El proceso de preparación comienza aquí. El formato de la tarjeta debe ser FAT32. Si no sabes cómo hacerlo, aquí tienes la forma para Windows, Mac y… Linux no porque si tienes Linux, ¡asumo que sabes hacer eso! (Psssst! Ey, si eres novato también con Linux, aquí tienes las instrucciones)

Escribiendo la imagen (Mac OS)

  1. Abre la Utilidad de Discos (la has usado para formatear la tarjeta)
  2. Selecciona tu tarjeta de memoria (debajo de APPLE SD Card Reader)
  3. Haz click en el botón “Info”, en la parte superior. Se abrirá una ventana con información sobre la tarjeta. Nos interesa un dato específico, el BSD Device Node. Es algo parecido (o igual) a esto: /dev/disk2s1. Anota ese dato porque lo vamos a necesitar, sobre todo el número después de “disk” (en el ejemplo, es un 2).
  4. Ahora tienes que desmontar la tarjeta de memoria, usando el botón Desmontar (al lado de Info). Si no te aclaras, mira estas instrucciones.
  5.  Abre un Terminal (línea de comandos).
  6. Escribiremos el siguiente comando: sudo dd bs=1m if=ruta_archivo.img of=/dev/diskn, cambiando ruta_archivo.img por la ruta real a la imagen que hemos descargado y descomprimido. Si la tienes en el escritorio, será algo así: ~/Desktop/raspberrypi.img. También cambia la n en diskn por el número que has anotado en el paso 3. Por ejemplo, si era un 2, escribe disk2. Suponiendo que tu imagen está en el escritorio y que es un dos, este es el comando completo:
sudo dd bs=1m if=~/Desktop/raspberrypi.img of=/dev/disk2

Pulsa intro (enter) para ejecutar el comando, e introduce tu clave de administrador (al comenzar la instrucción con sudo, la necesitas).

El proceso tarda un rato, y no tienes mucha información del progreso. Solo sabes que ha terminado cuando al cabo de un rato termina y te dice cuántos bytes ha escrito en la tarjeta. Cuando llegue ese momento, expulsa la tarjeta de memoria desde la Utilidad de Discos (muy importante, hazlo antes de sacar la tarjeta del lector), y ya estamos listos para el siguiente paso.

Escribiendo la imagen (Windows y Linux)

Aquí tienes las las instrucciones para realizar el proceso con Windows (muy sencillo, usando la aplicación gratuita Win32DiskImager) y Linux (muy parecido a Mac OS, explicado arriba).

Configuración de la Raspberry Pi

Los pasos que has realizado, si todo ha ido bien, han servido para que tengas una tarjeta lista para arrancar tu Raspbery Pi desde ella. Ahora introduciremos la tarjeta en el lector incorporado, o bien en un lector USB, y conectaremos la Raspberry a una fuente de alimentación. Sabremos que todo va bien si además del led de color rojo, el verde se enciende y parpadea repetidamente. Eso significa que tu dispositivo reconoce la tarjeta y es capaz de arrancar desde ella. Antes de proceder a conectar la fuente de alimentación, vamos también a realizar los siguientes pasos, dependiendo de cómo quieras hacerlo:

  • Configurar la Raspberry PI…
    • usando teclado y monitor: conecta tu teclado USB (puede ser inalámbrico, en ese caso conecta el adaptador), y el monitor o televisión con el cable HDMI. Necesitarás también conectar el dispositivo a Internet con un cable de red desde tu router a la conexion Ethernet de tu Pi.
    • mediante SSH: simplemente conecta el cable de red. No necesitas monitor ni teclado.

Ya puedes encender la Raspberry Pi, conectando el adaptador de corriente.

Método SSH (Sin teclado/monitor)

Si has elegido el método de configuración por SSH, te preguntarás cómo obtener la dirección IP del dispositivo para poder conectarte, así como el usuario y password. Asumo que si vas por SSH, más o menos sabes lo que estás haciendo, pero si no aquí tienes una guía completa. Lo que necesitas saber es que la dirección MAC de todas las Raspberry Pi empiezan con B8:27:EB, por lo tanto puedes escanear tu red local en busca de esa MAC address. En Mac OS, este comando te dará exactamente lo que buscas:

arp -na | grep -i b8:27:eb

También puedes usar nmap, tanto en Mac OS como en Linux o Windows:

brew install nmap
sudo nmap -sP 192.168.1.0/24 | awk '/^Nmap/{ip=$NF}/B8:27:EB/{print ip}'

Ten en cuenta que 192.168.1.* es la máscara de tu red local.

Cuando encuentres la IP, suponiendo que por ejemplo sea 192.168.1.20, puedes hacer SSH a tu Raspberry Pi de esta forma:

ssh [email protected]

En Windows, puedes usar la aplicación Putty (instrucciones aquí).

El usuario y password por defecto es pi / raspberry 

Puede que tu dispositivo tarde unos segundos en conectarse a tu red local y obtener una IP. Inténtalo unas cuántas veces, hasta que obtengas la dirección. Si pasado un rato no lo consigues, asegúrate de que el cable de red está correctamente conectado y de que las luces en la conexión Ethernet parpadean.

Cuando estés listo, salta hasta el apartado RASPI-CONFIG.

Usando teclado y monitor

Si todo va bien, tu Raspberry arranca y reconoce tanto tu teclado como tu monitor. Ojo con algunos monitores, como los LG, y algunas televisiones, donde tienes que cambiar a modo HDMI explícitamente, no reconocen la señal directamente. Si no consigues ver nada por la salida HDMI, no desesperes, todavía puedes conectarte por SSH y configurar un par de archivos que probablemente solventarán tu problema. Podrás encontrar pistas al final de esta entrada, en Resolución de problemas durante a instalación.

En caso de reconocer el monitor y tener señal de vídeo (puede tardar unos segundos en el primer arranque), deberías ver esta pantalla:

Raspi-config

Se trata del script raspi-config (lo cubriremos con más detalle en un momento). Si no se abre, o si quieres volver a él más adelante, siempre puedes hacer lo siguiente desde la linea de comandos:

sudo raspi-config

 Necesitas sudo porque el script va a cambiar archivos del sistema a los que el usuario “pi” no tiene acceso. Necesitas hacerlo como “root”.

RASPI-CONFIG

Este script nos ayuda a configurar nuestro dispositivo. De momento, lo primero y más importante que tenemos que hacer es seleccionar y aceptar la primera opción, “Expand Filesystem”. Lo que hace esto es asegurarse de que el sistema operativo tiene disponible todo el espacio de la tarjeta de memoria. Recuerda que hemos creado una imagen exacta de una tarjeta, y esa imagen era de un tamaño que puede no coincidir con la que hemos usado nosotros. Por ejemplo, si hemos escrito una imagen de una tarjeta de 8 gigas en una de 32 gigas, Raspberry solo “será consciente” de que tiene 8 gigas disponibles. Si expandimos el sistema de ficheros a todo el espacio, podrá usar los 32 GB.

Puedes encontrar más información sobre cómo usar el menú y una explicación de todas las opciones aquí.

Una vez hecho esto, ¡ya tenemos la Raspberry Pi configurada!

Aquí hay una lista de cosas muy importantes que debes tener en cuenta ahora y siempre que uses el dispositivo:

  • NUNCA apagues la Raspberry Pi desenchufándola de la corriente sin más. Tienes que apagarla correctamente, bien mediante algún menú en aplicaciones como el emulador o el centro multimedia, o un botón en el escritorio de Raspbian, o este comando en la línea de comandos: sudo halt
  • Lo mismo para reiniciar, usa la opción apropiada en los menús, o bien en la línea de comandos: sudo reboot
  • NUNCA saques la tarjeta de memoria mientras la Raspberry Pi está encendida. Si lo haces, puede pasar lo mismo que en caso de apagar el dispositivo a lo bruto, y es que puede que corrompas toda o parte de la tarjeta, perdiendo potencialmente todos tus datos y teniendo que empezar de nuevo.
  • Las tarjetas de memoria tienen una vida limitada. No asumas que, aunque la trates bien, te va a durar eternamente. ¡Haz copias de seguridad! Cubriremos el proceso de clonación (copia de seguridad) al final del tutorial (después de instalar el emulador de juegos).
  • Si quieres configurar otra Raspberry Pi, puedes clonar la tarjeta que acabas de configurar y no tienes que repetir todo este proceso cada vez.

Si has llegado hasta aquí, ¡ya tienes tu dispositivo listo para instalar el emulador de juegos! Esto lo cubriremos en la última parte del tutorial. Si tienes problemas, mira el apartado siguiente, o déjame un comentario y quizá pueda ayudarte.

Resolución de problemas durante la instalación de Raspbian

En este apartado iré añadiendo soluciones a problemas comunes que surgen durante la instalción y configuración de Raspbian.

Problemas con HDMI

Si no ves correctamente el vídeo, o no hay señal en absoluto, tienes que hacer unos cambios en el archivo de configuración de tu Raspberry Pi. Para ello, conecta el dispositivo a tu red local y, como no ves nada en el monitor, accede vía SSH como se explica más arriba. Una vez conectado, escribe:

sudo nano /boot/config.txt

Ahora tienes que hacer unos cambios en el archivo, básicamente descomentar líneas. Si te suena a japonés manchego eso de “descomentar”, no te preocupes, solo ten en cuenta que las líneas que comienzan con un símbolo # están “desactivadas”. Quitando ese símbolo del principio de la línea las activa. Así de simple. Busca estas líneas que están desactivadas por defecto, y actívalas:

# Force the monitor to HDMI mode so that sound will be sent over HDMI cable
hdmi_drive=2

# Force HDMI even if unplugged or powered off
hdmi_force_hotplug=1
# Set monitor mode to DMT
hdmi_group=2
# Set monitor resolution to 1024x768 XGA 60Hz (HDMI_DMT_XGA_60)
hdmi_mode=16
# Make display smaller to stop text spilling off the screen
overscan_left=20
overscan_right=12
overscan_top=10
overscan_bottom=10

Guarda el archivo pulsando Control + O, y sal del editor pulsando Control + X.

Ahora reinicia tu Raspberry Pi para que los cambios surtan efecto, con:

sudo reboot

No consigo arrancar la Raspberry Pi

Prueba las sugerencias de este post. Probablemente sea un problema con tu tarjeta. A mi por ejemplo me pasó que usé una tarjeta vieja que tenía por casa, de la marca SanDisk, y no hubo manera. Probé una nueva y entonces sí lo conseguí, siguiendo los mismos pasos. En el vínculo que te sugiero hay otras posibles explicaciones de por qué no te funciona a ti.

Configurar el WiFI

Aquí tienes instrucciones en vídeo bastante detalladas. Y en este otro vínculo verás soluciones a los problemas más comunes. Una cosa que fastidia bastante es que con la configuración que explican en la documentación oficial, la Raspberry Pi espera a tener conexión antes de arrancar el sistema operativo. Es decir, si configuras el WiFi y estás en casa, perfecto, pero si te llevas el emulador a casa de un amigo, cuando enciendas la máquina estará un ratito esperando a encontrar una nueva conexión. No es mucha la espera, casi un minuto, pero si tienes que reiniciar varias veces es incómodo. Puedes anular esa espera siguiendo estas instrucciones.

Sobre el Autor

luis

Technical Project Manager, con más de 15 años de experiencia en desarrollo web. Fotógrafo y productor de vídeo amateur. Bloguero, usuario activo de varias redes sociales, especialmente calles, cafeterías y restaurantes. Fan de Batman. Felizmente casado con una chica geek. Nómada.

Copyright © 2014. Luis Serrano. Todas las opiniones vertidas en este blog son personales y no representan de forma alguna a las empresas en las que trabajo.