Monta tu emulador portátil con todos los juegos de tu infancia (Parte 1)

Hace un montón que no escribo en el blog, y he decidido reaparecer a lo grande con un tutorial que puede potencialmente llevarte a horas y horas de diversión y nostalgia. Te voy a guiar paso a paso para que te montes un emulador portátil de consolas y ordenadores antiguos. Podrás completar la experiencia con un par de manos y conectarlo a la tele, para revivir momentos de nostalgia ochentera (y noventera!). Este tutorial está dividido en tres partes, si no sería enorme! Son muchos los pasos a completar, pero no te preocupes, no es demasiado complicado y además todas las posibles dificultades que te encuentres, ya me las he encontrado (y solventado) yo mismo en el proceso. Mi emulador ya está funcionando y ya he echado alguna partidita.

¡Empezamos!

Bueno, antes que nada, aclarar una cosa: este tutorial es bastante técnico, así que si te sales del camino que te explico y lo tuyo no es la informática, tendrás que investigar otras fuentes para terminar tu proyecto. Aunque intentaré dar alternativas, yo me enfoco en un emulador que corre sobre una Raspberry Pi (concretamente, la versión 3). Existen emuladores para Windows, Linux y Mac OS. Los nombraré, pero no explicaré cómo instalarlos. Me interesa mucho más tener una máquina pequeña, portátil y exclusiva para el emulador. Otra aclaración: aunque yo he usado un Mac para configurar mi emulador, incluiré la forma de hacerlo también con Windows. Si usas Linux, podrás replicar la forma en que yo lo hice prácticamente sin variaciones, excepto el formateo de la tarjeta de memoria. Pero si usas Linux seguro que no necesitas que te expliquen cómo se hace eso 😉

NOTA: Al final del tutorial encontrarás un pequeño formulario donde contactarme si prefieres recibir el emulador ya instalado en tu casa. Puedo mandarte la tarjeta de memoria pre-configurada para que simplemente la insertes en tu Raspberry Pi 3.

Introducción

Si te estás preguntando qué es un emulador, te lo explico rápidamente. Si ya lo sabes, puedes saltarte este apartado.

Un emulador no es otra cosa que un software que ejecuta programas que fueron diseñados y escritos para una plataforma o dispositivo distinta. Es decir, esos juegos con los que estás a un paso de volver a jugar no fueron concebidos para funcionar sobre otra máquina que no fueran las consolas originales. Así que necesitamos un software que cargue esos juegos y emule su entorno. Es como tener una consola virtual. Un emulador puede funcionar en tu Raspberry PI porque es un programa, y la PI es un pequeño ordenador capaz de ejecutar ese y otros miles de programas. También puedes usar emuladores en tu ordenador, es más, probablemente el mismo emulador que usaremos en la PI funcione en Windows, Mac o Linux.

En este tutorial, que, como he dicho, se divide en tres partes, cubriremos lo siguiente:

Requisitos

Para construir y configurar tu emulador portátil, necesitarás lo siguiente (modelos y versiones son recomendadas, pero puedes adquirir variaciones y pueden funcionar igual de bien)

Raspberry Pi 3

Esta es la pieza principal. Sobre este pequeño mini-ordenador montaremos el emulador.

Comprar
Raspberry Pi 3
Fuente de alimentación

Fuente de alimentación para la Raspberry Pi 3.

Comprar
Fuente alimentación para Raspberry Pi 3
Mandos retro

Con estos mandos, la experiencia con tus viejos juegos será más real. Estos son mandos de Nintendo, pero puedes encontrar de otras consolas (importante que sean compatibles con Raspberry Pi).

Comprar
Mandos Nintendo para emulador
Caja Protectora

Necesitarás una caja para meter la Raspberry Pi, ya que si no queda muy desprotegida y además te expones a un potencial calambrazo si la toquiteas mientras está enchufada a la corriente. Mal. No lo hagas. ¡Usa protección! Puedes elegir cualquier otra, pero esta es compatible con la RB Pi 3, además de muy chula.

Comprar
Caja Raspberry Pi 3
Tarjeta MicroSD

La Raspberry Pi 3 tiene un lector de tarjetas MicroSD incluido en la placa, por lo tanto no necesitarás adaptadores o lectores externos, lo cual es una ventaja. Te recomiendo una tarjeta de al menos 8GB, aunque si piensas llenarla de juegos, yo compraría una de 32GB para no tener problemas de espacio (porque ya puestos, ¿querrás muchos juegos verdad?)

Comprar
Tarjeta MicroSD 32GB
Cable HDMI

La Raspberry Pi 3 tiene salida HDMI para conectarse a monitores y televisores. No necesitas un cable muy largo, así que el modelo que te recomiendo (1.8 metros) es suficiente.

Comprar
Cable HDMI

También necesitarás…

Necesitarás estos otros elementos para poder configurar tu Raspberry Pi, si no los tienes por casa te recomiendo que los compres:

¿Qué consolas y ordenadores podré emular?

La lista de dispositivos que podrás emular con tu nuevo juguete es muy larga. Vamos, que puede que nunca llegues a jugar a todos los juegos de todas las plataformas soportadas. Si lo consigues, por favor, ¡acuérdate de mi! Aquí tienes los soportados a día de hoy (de más antiguo a más nuevo): Atari 2600, Apple II, Commodore PET, Atari 800, Intellivision, Z-machine, Commodore VIC-20, IBM PC, Commodore C 64, Commodore CBM-II, Vectrex, ZX Spectrum, MSX, Nintendo Entertainment System, Apple Macintosh, Amstrad CPC, Commodore Plus/4, Commodore 128, Commodore Amiga , Atari ST , Sega Master System, Sega System 16, TurboGrafx-16, Sega Genesis, CP System, Atari Lynx, Game Boy, Sega Game Gear, Neo Geo, Super Nintendo Entertainment System, Sega CD, CP System II, Sega 32X, Sony Playstation, CP System III, Nintendo 64, Game Boy Color, Game Boy Advance, ScummVM, C64 Direct-to-TV. La lista completa está aquí.

¡Continuará!

Estoy escribiendo las otras dos partes, estarán listas muy muy pronto. Aquí tienes los links:

 

Sobre el Autor

luis

Technical Project Manager, con más de 15 años de experiencia en desarrollo web. Fotógrafo y productor de vídeo amateur. Bloguero, usuario activo de varias redes sociales, especialmente calles, cafeterías y restaurantes. Fan de Batman. Felizmente casado con una chica geek. Nómada.

Copyright © 2014. Luis Serrano. Todas las opiniones vertidas en este blog son personales y no representan de forma alguna a las empresas en las que trabajo.