Pensar por dos

Hay días en los que te despiertas y, de repente, te das cuenta de que tu vida ha cambiado. No es tu nuevo trabajo, no es tu nuevo piso. No es la mascota que te has comprado. Es un cambio más profundo, pero del que te das cuenta así, de repente.

Y es que los cambios más profundos en nuestra vida, a veces, son los que más desapercibidos pasan. Incluso en el caso de la muerte de un ser querido, el cambio no se nota inmediatamente. Sabes que esa persona ha muerto, pero tu cerebro no lo asimila hasta tiempo después. Cuando, al cabo de unos días, unas semanas, o incluso unos meses, quieres ver a esa persona que… ya no está. Y entonces es cuando te das cuenta. Se ha ido, para siempre, y ya nada será igual.

También en el caso del amor ocurre algo similar. Conoces a una persona, hay flechazo, muchas citas, muchos mimos, mucha azucar. Pero aunque modificas tu rutina, y lo dejas todo por esa nueva personita especial, no es hasta un tiempo después cuando descubres el verdadero y profundo cambio. Que ya no piensas como uno, sino como dos. Ya eres parte de una sociedad de dos. Cada pensamiento que cruza tu cabeza, si de verdad estás enamorado, cuenta con la otra persona. Te preguntas si estará de acuerdo, si le vendrá bien, si le hará ilusión. Dejas de contestar mensajes de amigos que te proponen un plan al segundo de recibirlos. Porque lo primero que te ronda la cabeza es contar con tu otra mitad para ello. Piensas en las vacaciones de verano, de este año de los siguientes, y sabes con esa certeza que te da el amor, que el viaje será para dos.

Yo celebro poder decir que siento eso, y mi entrada fotográfica de hoy la dedico a la culpable, a mi otra mitad. A la persona que ha cambiado mi vida a mejor.

Sobre el Autor

luis

Technical Project Manager, con más de 15 años de experiencia en desarrollo web. Fotógrafo y productor de vídeo amateur. Bloguero, usuario activo de varias redes sociales, especialmente calles, cafeterías y restaurantes. Fan de Batman. Felizmente casado con una chica geek. Nómada.

  • Me alegro un montón por ti bro…

    Yo se de alguien que le han salido los colores…

    🙂

  • Bella declaración! si señor

  • Yole

    Niñito mío,

    Mi pareja, mi amigo, mi amante, mi confidente, mi otra mitad. Mi apoyo, mi alegría, mi presente y mi futuro. Llegaste a mi vida para curar viejas heridas y llenar todo de luz nuevamente demostrando que el amor aparece de manera inesperada pero en el momento adecuado. Gracias por existir y por hacer de cada día que he vivido junto a ti algo especial e inolvidable. Eres indudablemente parte de todos mis sueños y mis planes para el futuro porque estoy cada día que pasa más enamorada de ti.

    Sras. y Srs., YO AMO A ESTE HOMBRE!!!!

    Te amo wapito!

    Tu pitufi,

    Y

  • Evika

    Hay madre! Pero que palabras llenas de sentimiento, se me eriza la piel solo de leerlas, el amor está en el aire ^^ ….. es tan bonito encontrar el amor, y que sea correspondio de esta manera, os deseo toda la felicidad del mundo!!!!!! Teneis toda una vida por delante, por mi experiencia y no solo amorosa, sino de tener que aprender a vivir, os doy mi opinión (porqué ya sabes Luis que nunca doy consejos) y es que aprovecheis cada instante que vivais como si fuera el último, es la manera de vivir mas intensamente !!!
    Un besote a los dos…y si hay tiempito cuando vuelvas Yole a ver si tengo el placer de conocerte, de conocer a la persona que hace feliz a este gran hombre y no solo por su tamaño ;-)!!
    Besosssss

    • Yole

      Gracias Evika! Vuelvo la semana que viene así que alguno de los findes que el niño vuelva a casa pues ya quedaremos para que nos presente. Yo es que me muero de ganas de verle YA! 🙂

  • Enhorabuena!!!!
    Si ahora te emociona, ya verás cuando esa persona traiga consigo otra personita, entonces si que dejarás de pensar, ni por dos ni por tres…. ya solo pensarás por una, que es la que está dentro….

Copyright © 2014. Luis Serrano. Todas las opiniones vertidas en este blog son personales y no representan de forma alguna a las empresas en las que trabajo.